cn

MOVILIDAD, TRANSPORTE Y CONTAMINACIÓN, LOS RETOS PARA EL 2050

Por Israel Pérez Valencia

Santiago de Querétaro, Querétaro. 3 de septiembre de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).-

Ante los señalamientos de la comunidad científica, en el sentido de que en 2050 la temperatura en México aumentará dos grados gracias al cambio climático generado por la contaminación ambiental, resulta urgente tomar medidas de fondo en lo referente a la movilidad y el transporte, aseguró la titular del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del Laboratorio de Transporte y Sistemas Territoriales (LTST) en la misma institución, Angélica del Rocío Lozano Cuevas.

movilidad transporte 2050

En el marco del Seminario Internacional Tendencias de las Metrópolis en un Mundo Dinámico y el XIV Foro Internacional de Competitividad Urbana, organizados por el Centro Interdisciplinario de Estudios Metropolitanos (Centromet), el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Global Urban Competitiveness Project, la investigadora señaló que nunca en la historia de la humanidad el transporte había sido tan importante, pero que esto también ha generado efectos negativos en la sociedad.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿A qué se refiere cuando habla de efectos negativos del transporte en la actualidad?

Angélica del Rocío Lozano Cuevas (ARLC): El primer problema es que no ha disminuido el consumo de combustibles fósiles en los automotores; me refiero tanto al transporte angelica del rocio lozanopúblico como los autos particulares. Tenemos emisiones contaminantes que son el óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos y también contaminantes globales que contribuyen al cambio climático, como el bióxido de carbono.

Otra problemática que observamos es el costo. Hay un estudio de 2012 que estima que en la zona metropolitana de la ciudad de México el transporte y el uso de vehículos automotores tiene un costo de más de 122 mil millones anuales, de ellos, siete por ciento se debe a la congestión vehicular.

Y otro problema muy importante que vivimos todos los días es el tiempo perdido en la congestión vehicular; por el tráfico tenemos menos tiempo para estar con la familia o hacer algunas otras actividades. Por si fuera poco, el transporte parado afecta las mercancías porque se incrementa el costo logístico, lo que influye en la competitividad en las ciudades, entre más se tarde la mercancía en moverse, los costos se incrementan y nosotros lo pagamos en los precios de los productos.

AIC: ¿Cuáles pueden ser las soluciones a corto, mediano o largo plazo en esta problemática de movilidad, transporte y contaminación?

ARLC: Nosotros hemos propuesto desarrollar redes multimodales de transporte, de manera que las personas pudieran pasar de uno a otro sin problemas, ya sea desplazándose a pie, en bicicleta, Metro, Metrobús o el auto particular. También habría que reducir los precios del transporte e incentivar el uso de infraestructuras fuera de las “horas pico”, para que no toda la gente salga al mismo tiempo del trabajo y con esto haya menos contaminación.

AIC: En su ponencia mencionaba también que existen alternativas de solución provenientes de las universidades y centros de investigación. De ellas, ¿cuáles deberían aplicarse de forma inmediata para contrarrestar el problema de movilidad que actualmente se vive en las ciudades del país?

ARLC: Necesitamos combinar la innovación tecnológica y la reglamentación, ambas cosas tienen que ir de la mano. En lo que se refiere a nuestra labor, en el caso de los investigadores podemos hacer desarrollo tecnológico en vehículos para que sean más eficientes.

Hemos diseñado sistemas inteligentes de transporte que mejoran la relación entre la infraestructura y los vehículos. Uno de ellos es el sistema de control de tránsito, tenemos sensores que cuentan el número de vehículos para que esa información pase a un centro de control que la regresa a los semáforos para sincronizarlos.

frase angelica del rocio lozanoHay otros sistemas avanzados de información para el viajero o para el sistema público. Por ejemplo, si voy en mi auto, que haya un sistema que por teléfono celular me informe sobre la ruta mínima de un lugar a otro lugar; en el transporte público se podría dar información de cuánto recorrido falta y qué rutas hay para que el usuario no pierda el tiempo esperando a que pase el autobús.

AIC: ¿Han puesto en práctica este tipo de alternativas?

ARLC: En la UNAM desarrollamos un sistema avanzado que nos permite ir de un lugar a otro de Ciudad Universitaria, elegir la ruta más corta en tiempo utilizando la bicicleta y a pie, y además nos da información escrita en un mapa que podemos consultar en el celular, e incluso nos dice las calorías que vamos a quemar en cada ruta; con esto entonces incentivamos a la gente para que camine.

Estas alternativas son mucho más baratas que construir grandes obras de infraestructura vial. La tecnología la podemos hacer los mexicanos, así como los estudios que liguen el transporte con el uso de suelo y que estos lleguen a donde se toman las decisiones, porque las ciudades siguen creciendo de forma desordenada.

AIC: ¿Se requiere entonces más personal especializado en estas áreas?

ARLC: En efecto. Hacen falta más ingenieros especializados en las áreas específicas del transporte para que las decisiones respecto a la movilidad se basen en estudios con rigurosidad técnica. En ciudades como la de México se requieren también agencias metropolitanas que tomen decisiones basadas en información técnica e integral, y desarrollar recursos humanos con perfil adecuado. Formar equipos interdisciplinarios que puedan dar soluciones a estos problemas.

Ya estamos cerca de la fecha límite, que es el 2050, lo que es preocupante porque observamos que los tiempos de recorrido de las personas en las ciudades es cada vez mayor, lo que las hace menos competitivas, además de la generación de más emisiones contaminantes. Con esto se afecta todo: la calidad de vida, economía y medio ambiente.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.